Hábitos en los niños

Estructuración de tareas a realizar a lo largo del día para generar en los niños, un cierto control respecto de sus hábitos y rutinas.

Se trata de unos aprendizajes fundamentales basados en lo que se quiere desempeñar para dar paso a conocer nuevas experiencias. En otras palabras, cada niño necesita saber que todo lo que desempeña tiene sentido, de lo contrario, la situación les genera inseguridad e intranquilidad. Ante ésta disyuntiva, es imprescindible crear unos horarios con las tareas a realizar y que éstas, sean repetitivas de forma simultánea, para generar así, unos buenos hábitos en los niños. Una vez éstas pautas se hayan interiorizado, la vida de los más pequeños mejorará, construyendo un equilibrio emocional que les dotará de responsabilidad antes sus acciones y de personalidad.

Cuando se habla de hábitos y rutinas en la educación infantil, hay que hacer una clara distinción entre ambas. Por una parte tenemos la rutina, que no es más que el establecimiento de una norma personal ante la realización de cualquier acción en la vida cuotidiana, de forma útil y cómoda. En la otra parte, se encuentra el hábito, que es un mecanismo que genera capacidades que pueden ser usadas en diferentes situaciones. Por tanto, ¿qué es lo que proporcionan ambos, en los niños, cuando se hace un buen uso de ellos? Les aportan constancia y regularidad en la personalidad para soportar los acontecimientos a los que son expuestos, tanto en el ámbito familiar como en el escolar.

Es importante que desde la infancia y mediante actividades lúdicas, se vayan construyendo costumbres y procedimientos en los pequeños. Hay que tener en cuenta que cuando nacen, no conocen el orden de las cosas, más los primeros hábitos que adquieren son los básicos; la alimentación, el sueño y la higiene personal. Por éste motivo, es el deber de los padres trabajar y enseñarles, a medida que van creciendo, como organizar su día a día para que en el futuro, alcancen e interioricen prácticas saludables para si mismos. Desde el equipo de Pulgarcitos, se crearán pequeñas tareas que conjuntamente con la colaboración de los padres, se aplicarán siempre de la misma manera y en momentos clave del día. De ésta manera, se adquirirán unas pautas de conducta que mejorarán el funcionamiento del núcleo familiar.