7 claves para mejor la autoestima

Artículo de Mila Ogallar

9 noviembre, 2015

Posteado en Papás y mamás

¡Hola papás y mamás! hoy os hablaremos sobre un tema muy importante, que a veces olvidamos, que es el refuerzo y la potencialización del autoestima en la infancia.

Aunque a la mayoría de vosotros os gustaría poder estar siempre al lado de vuestros hijos e hijas y protegerlos en todo, llegará un punto en el que será él o ella quien tenga el poder para saber afrontar diferentes situaciones y problemas que surjan a lo largo de su vida. Parece indecente lo que voy a afirmar ahora, pero los niños deben crecer en ambientes donde los padres no siempre les ayuden a salir de sus problemas, si no que sean ellos los que intenten y aprendan a buscar soluciones y caminos correctos.

Para todo esto, tenemos una herramienta fundamental para ayudarles a que sean autosuficientes y puedan aprender a tomar sus propias decisiones con coherencia y es: la autoestima.

La autoestima se forma a través a de las relaciones que establece el pequeño con las personas que le rodean en su entorno y se expresa a través de las emociones y los sentimientos que el niño muestra en referencia a su autoimagen y a su percepción de autoeficacia.  Es decir, como me veo yo, como me ven los demás, que soy capaz de hacer y que creen los demás que soy capaz de hacer. Si se siente confiado en sus propias habilidades y capacidades desarrollará una autoestima alta. Si por el contrario desconfía de su capacidades irá consolidando creencias y sentimientos negativos que le llevarán hacia una autoestima baja y a una constante frustración.

Vosotros sois los que tenéis la clave para ayudar a vuestros pequeños a consolidar una buena autoestima des de la infancia. Algunas de las estrategias, técnicas y trucos a seguir son:

  1. Ser un modelo a seguir: los niños y niñas aprenden imitando des de que son pequeños, si su modelo a seguir, que sois vosotros, los papás, mostráis un carácter positivo ante la vida, os valoráis a vosotros mismos de forma positiva, no evitáis vuestras responsabilidades, y sois capaces de seguir unos valores y hábitos positivos, ellos y ellas aprenderán de vuestra forma de ser y de hacer.
  2. Límites y normas: establecer límites y normas, claros y coherentes son muy importantes para que ellos y ellas no sólo aprendan las cosas que no deben hacer sino que se les transmite un marco de interacciones en los que se pueden sentir cómodos y seguros acordes a su edad.
  3. Censurar el error, no la persona: hay que intentar evitar hacer sentir al pequeño de forma excesiva culpable del error cometido. Evitar frases de “no sirves para nada” “eres un inútil”. Hay que centrarse en la conducta inapropiada y no emitir juicios de valor sobre el niño o niña.
  4. Valorar el esfuerzo: cuando el pequeño se inicia en un camino nuevo, no debemos de reducir todo al resultado final que haya conseguido, sino reforzar todo ese esfuerzo que ha supuesto conseguir el objetivo final y recordarle todo aquello positivo que ha desarrollado como persona al lograr sus objetivos.
  5. Dejar que cometa errores: cada error debe ser un nuevo aprendizaje. Intentar no caer en la tendencia de dirigir de forma excesiva la vida del pequeño porque estaremos limitando sus posibilidades de aprender y de madurar. Dejar que los niños intenten realizar aquello que les motive y reforzar sus habilidades para que lo consigan.
  1. Evitar exagerar los logros y aptitudes: Igual que decimos durante este artículo que debemos fomentar sus logros y aptitudes para que así generen autoconfianza y seguridad en sí mismos, tampoco debemos llevarlo hacia el extremo. Debe de ser un refuerzo coherente y realista a sus logros. Por tanto, no debemos tratar de halagar al niño todo el rato y exagerar sus aptitudes y logros personales, sino que simplemente hay que dejarle constancia de sus buenos resultados gracias al esfuerzo y al empeño que él ha puesto en la tarea.
  2. Pasar tiempo de calidad con ellos y ellas: Pasar tiempo con los pequeños y hacerles sentir que son importantes en vuestras vidas, refuerza el autoestima de ellos y ellas. El pequeño ha de notar que, aunque no podemos estar  siempre que quisiéramos, tenemos un gran interés en atender sus necesidades y aportarle todo el cariño posible.

Hasta aquí, os dejamos algunas pautas para intentar ayudar a vuestros pequeños a fomentar su autoestima. ¡Esperamos que os sirvan de ayuda!